Disfemia o Tartamudez: Un cinco por ciento de los niños tartamudean

Hoy en el Día Mundial de la Tartamudez desde el Sueño de una Sonrisa y en apoyo a la Fundación Española de la Tartamudez, queremos dar visibilidad a este trastorno del habla que se suele presentar en la infancia y la importancia de una detección precoz.

Según los datos que tenemos, un cinco por ciento de los niños en edad pediátrica tartamudean, aunque no hay que asustarse, ya que en los primeros años de vida podemos encontrarnos con una tartamudez evolutiva (que desaparece de forma espontánea), si no fuera así, ya estaríamos ante un caso de tartamudez, que debería ser tratado lo antes posible.

Signos de alarma:

Si como adulto, ya seamos padres, familiares, profesores, pediatra, etc  nos encontramos ante alguno de estos signos de alarma, hay posibilidades de que nos encontremos con un claro caso de tartamudez:

– Repeticiones, bloqueos, y prolongaciones de sonidos, palabras, silabas, etc.

– Alteraciones en la respiración

– Alteración en el tono de la voz

– Sentimientos de ansiedad, frustración, vergüenza, etc.

– Movimientos asociados como tics, mover la cabeza, encogimiento de los hombros, mover la cabeza, etc.

¿Qué es la tartamudez y cuales son sus causas?

Consiste en la repetición o prolongación frecuente de los sonidos o de las silabas. Y es un trastorno del habla que afecta a su ritmo y a su fluidez. Esta alteración del lenguaje es más común en la edad pediátrica, y es fundamental un diagnóstico precoz para saber diferenciarlo de cualquier otro problema típico de fluidez verbal.

Es un trastorno de aparición infantil, suele iniciarse en el curso de la instauración del lenguaje. Si persiste más de un año, debemos acudir al especialista.

Se han hecho numerosas investigaciones, pero no se sabe a ciencia cierta cuales son sus causas, aunque unos estudios recientes sugieren que se produce como consecuencia de una interrelación entre factores biológicos, psicológicos, lingüísticos y sociales.

El niño/a aumentará el riesgo de tartamudez si tiene algún familiar con este trastorno del lenguaje.

Las niñas tienen más posibilidades de remitirlo que los niños, aunque sean menos los casos también existen mujeres que tartamudean en la edad adulta.

Cuando la tartamudez se trata antes de los tres años y medio, se han observado que hay un porcentaje muy alto de que se supere este cuadro.

La Fundación Española de la Tartamudez aconseja que ante cualquier duda relacionada con el habla de nuestro niño/a, acudamos lo antes posible a un especialista, ya que el diagnostico precoz es clave para identificar el trastorno y ayudar a minimizar los síntomas, o a su completa desaparición.

Tipos de Disfemia o Tartamudez

  • Disfemia Tónica, en este caso el problema es la existencia de un bloqueo al empezar el discurso, sufriendo un espasmo al empezar la conversación y que después de un esfuerzo intenso permite la expresión.
  • Disfemia Clónica, se caracteriza por la presencia de leves contracciones musculares que provocan la repetición de sonidos o sílabas enteras durante el discurso.
  • Disfemia Mixta, se trata de una combinación de las dos anteriores, apareciendo dificultades iniciales a la hora de comenzar el discurso y repeticiones derivadas de contracciones musculares involuntarias.

¿Cual es el tratamiento a seguir en caso de tartamudez?

Todo va a depender de la edad del niño, del tiempo que lleve tartamudeando y sobre todo del tipo de tartamudez que presente. Pero en lineas generales el terapeuta trabajará tanto con el niño/a como con los padres, para que estos sigan unas pautas en casa y en su vida diaria, que aportarán el aprendizaje complementario a las terapias con el profesional.

Lo que más se suele trabajar con los niños/as con tartamudez son técnicas de control del habla, nosotras todas estas terapias las llevamos a cabo de forma muy lúdica, con juegos y actividades lingüísticas que le ayudarán en su forma de expresarse. Una de las cosas mas importantes para nosotras, es aconsejar a los padres, en cuanto a la forma de tratar al alumno, ya que en algunas ocasiones pueden desencadenar problemas de autoestima y eso no lo necesitamos, ya que empeoraría las terapias.

En caso de que el niño sea más grande y haya desarrollado conductas asociadas, como problemas psicológicos, baja autoestima, dificultades en las relaciones sociales, deberemos abordar cuanto antes estos problemas y solucionarlos a la misma vez que hacemos la terapia del lenguaje.

Recomendaciones para la familia

  1. Lo más importante es darle su tiempo para hablar.
  2. Prestarle atención a lo que dice, no a como lo dice.
  3. Detectar las situaciones del habla que le provocan mas ansiedad y evitar exponerlo, pero sin caer en el otro extremo, la sobreprotección.
  4. Elevar su autoestima, proporcionarle seguridad y confianza
  5. Propiciar que participe y respete los turnos conversacionales.
  6. No hacerle comentarios sobre su forma de hablar ni decirle cosas como: “habla mas lento, tranquilo, piensa lo que vas a decir”
  7. No meterle prisa para que terminen de expresar sus ideas.
  8. Hablarles de la tartamudez no es un tema tabú. Si el niño/a se preocupa por su forma de hablar y hace comentarios al respecto, debemos ser naturales y hablarle sobre el tema sin problema.
  9. No esperar a que la tartamudez desaparezca por completo o repentinamente.
  10. Consultar con un especialista cualquier duda y/o tratamiento.

“Cuanto antes corrijamos los posibles trastornos o alteraciones de nuestro niño/as, mas posibilidades tenemos de hacer su vida más fácil”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by themekiller.com watchanimeonline.co